Amante de Shakespeare, esposo de Hipócrates

El médico, el escritor, el filántropo, el amante. top_gr_2300El que puso en boca de Nina la reflexión más lúcida sobre el éxito, en boca de Sofía el final más bello del teatro y en boca de Astrov el paradigma más desgarrador de la amargura. El que tomó su primera copa de champagne minutos antes de morir. El que escribió sin la cobardía de las comillas. El que no acudió a sus estrenos por miedo a repetir su primer fracaso. El que cohabitó, muerto, entre ostras, hasta que lo enterraron. El que fue recibido, por error, con bombo y platillo, al entrar con traje de pino en Moscú. El que mantuvo un largo idilio, por carta, con la actriz Olga Knipper, su esposa. El que hizo disparar la pistola, ya que estaba, antes de caer el telón. El que no entendió de buenos o malos, como la vida misma, y dio voz a todas las versiones de la historia: la oficial, la no oficial y la otra. El padre de la bella Elena, la afligida Popova, el rudo Smirnov, el fraudulento Serebriakov o la efímera Liuvov Andirevna.

El que tomó su primera copa de Champagne minutos antes de morir. El que escribió sin la cobardía de las comillas. El que no acudió a sus estrenos por miedo a repetir su primer fracaso.

El que visitaba a los pobres sin cobrarles un rublo. El que amanecía en la cama de la mujer de otro. El que tuvo parientes esclavos y murió acaudalado de emociones. El que quiso que lloráramos cuando, en la decadencia de sus vidas, Olga, Masha e Irina se preguntaron por una duda imposible de resolver ¿Por qué vivimos? ¿Para qué vivimos? Eres al teatro lo que Chaplin al cine, lo que Verdi a la música, lo que Goya a la pintura, lo que el dedo a la mano, lo que la lengua a la boca, lo que las nubes al cielo, lo que la flor al jardín, lo que la fantasía al progreso, lo que la lágrima a la dicha. Eres Antón Pavlovich. Eres Chéjov ¿Qué hubiera ocurrido si Yevgueniya, tu madre, no te hubiera contado aquel primer cuento? ¿A quién admiraríamos ahora? ¿Al médico, al escritor, al filántropo o al amante? Como volverás desde las cenizas a la liturgia de Santa Gemma. Como retornarás a las tablas de la escena de la mano de Carro de Baco. Como estarás con nosotros la temporada que  se acerca, quería escribirte estas letras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s