Espejito, espejito

Soy como la Elena de Chéjov que vivo atado a la imagen que proyecto. No obedezco a mis deseos por miedo a parecer otro. No soy el que soy, más bien soy el reflejo que el resto quiere de mí. Soy políticamente correcto, aunque me muero por pecar. Soy apolíneo porque es más premiado que regirse por el instinto. Me quieren, de lo contrario me enojo. La indiferencia me consume. No recibir la aprobación me anula.

El espejo es mi más íntimo amigo, pero siempre hay otro más guapo en el reino y entonces pongo veneno a la manzana.

Esclavo soy de la adulación y de los liques de feisbuc. Soy como Blanca del Bosque, la que dio alma Tennessee Williams, que apaga la luz, para ocultar sus arrugas, como si al esconder las debilidades se pudiera parecer más perfecto a ojos del mundo. No cuento graciosas ovejitas sino admiradores rendidos a mi gracia, aunque los haya cimentado en la codicia de sentir cómo envidian el patrimonio de mi ingenio.espejoymadrastra-blancanieves-reasonwhy-es_

Quiero ser objeto de influencia, modelo a seguir, paradigma del triunfo, ejemplo del deseo y amurallo el mapamundi de mi existencia, hasta topar con sus límites, para hacer fácil el objetivo. Resulta más sencillo reinar un charco que encontrar una corona en el océano. Mis enemigos son la proyección de mis vilezas. Destruyo si alguien construye para despistar el vacío de autoestima. El otro es arrogante, porque mi enmascarada altanería hace que así lo vea. El otro es egocéntrico porque se parece demasiado a mí, que visto de humildad los ademanes de la vanidad. Me gusto. Molo. El espejo es mi más íntimo amigo, pero siempre hay otro más guapo en el reino y entonces pongo veneno a la manzana. Me hago autorretratos. Hablo de mí y sólo de mí. Doy elogios con la idea de retorno. Disfrazo de solidaridad la promoción de mi persona. Soy guai, que todos sepan que fui yo quien hizo esto y esto otro, que todos se metan en la cabeza que soy justo, equitativo, honrado, directo, inteligente, bueno. He creado una imagen imposible de mi mismo. La gente me da palmaditas en la espalda, empatiza con mis hitos, toma en serio mis consejos. Me adoran. He creado una imagen imposible de mí mismo.

Todo va bien excepto cuando va mal. Tengo miedo de que se rompa el espejo donde se proyecta mi imagen. Temo que la burbuja se desinfle. Entretanto haré como Narciso, que entretuvo el tiempo enamorando el perfil de su rostro en el río.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s