Los 365 días mundiales del teatro

Somos teatro.

Desde que nacemos hasta que morimos, somos teatro. Eso es tan empírico como que el agua hierve a los cien grados. El mundo se abre ante nuestra eterna curiosidad a través del juego, de la imitación, de la experimentación… Eso es teatro. A medida que crecemos nos ponemos estúpidamente serios y dejamos el teatro en un tercer plano de nuestras vidas, aún siendo, el acto teatral, agua de mayo en la árida existencia de la corrección. Porque somos teatro, somos lo que somos. Si hemos llegado a la luna, si hemos inventado la rueda, si hemos vencido al bacilococo, es porque somos teatro desde el primer chapoteo en las aguas uterinas. Probamos y erramos, así aprendemos. Hacemos, de cada segundo de nuestra vida, un ensayo general de aquello que el futuro nos puede ofrecer. Inventamos, cuando jugamos en la infancia, modelos, símiles con los que reaccionar ante los hechos, con los que interpretar las causas de lo que ocurre, con los que afrontar, con coraje, la crudeza del riesgo o la dulzura de la venturosa fortuna. De la misma manera sucede con el teatro. El método científico bien lo podría haber inventado Eurípides. Ensayamos la vida, sobre la alfombra del comedor, a los pies de nuestros padres o en las alturas de un tobogán del parque o bajo la lluvia de abril en el tránsito a la escuela. Somos teatro y así lo quiso nuestro genoma. Jugamos cuando bebés, jugamos cuando niños y jugamos cuando adultos, aunque ocultemos la capacidad de asombrarnos bajo las arrugas del pudor.

Para paliar los efectos de la mesura, para apaciguar los síntomas de la compostura, el teatro se instaló en nuestras vidas adultas. Si somos primates lampiños es porque nuestra estrategia de supervivencia quiso alargar el periodo de ingenuidad hasta la vejez ¿Por qué nos empeñamos, con el abandono de la pubertad, en simular que nada nos inmuta? ¿Nos causa picor, acaso, la expresión abierta del asombro? Tememos parecer cándidos, aunque lo seamos. Nos angustia que otros piensen que eso no lo conocíamos o que aquel otro puede enseñarnos algo que no entendíamos. Para eso está el teatro, para bajarnos del burro por ejemplo, para poner frente a frente a la curiosidad y a la espontaneidad y fundirlas en un juego lésbico. Por eso somos teatro, porque nos ayuda a afilar los dientes ante el dictador y a prestar el hombro a un amigo. A veces, la cordura nos hace desaprender y el ácido desoxirribonucleico que nos define se viste de Tespis para recuperar la locura. Escuchamos a Marco Antonio si queremos ser persuasivos, observamos a Creonte si queremos conocer los confines de la arrogancia, compadecemos a Chebutikin para detectar los efectos de la amnesia, atendemos las disquisiciones de Blanche Dubois si queremos encontrar un equilibrio entre la pulsación y la razón. Hoy, mañana y siempre, debemos celebrar, trescientos sesenta y cinco días al año, el día mundial del teatro, porque, si de teatro estamos moldeados, es la mejor manera de reconocer nuestra propia esencia. Quiero conmemorarlo para no olvidar que, de espaldas a lo que somos, no somos nada ni nadie. Sin ser nosotros, somos entonces, trozos de carne que andan al son de la batuta de un dios, de un tirano, de un rey, de un líder…del poder. Somos drama, somos comedia, somos tragedia y por eso somos.

Dos, en escena, luchan por algo y un tercero mira. El que mira se ríe, se compadece, se emociona, proyecta sus fantasmas…  Ahí nace el teatro, en la necesidad de entender el mundo y progresar con él. Desde el minuto uno, nuestros cromosomas lo saben, aunque haya quienes, atrapados en el decoro, sean unos perfectos traidores de su propia naturaleza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s