Alas invisibles

Ángel de invisibles alas. Ángel. Ángel, gracias. Si te pusieron Ángel no debiera ser por nada. En nosotros reside el demonio, pero emergiste con alas. Alas invisibles, pero providenciales alas. No llamemos vida a la muerte ni a la muerte voluntad abnegada. No pongamos al calvario capa de héroe ni nombremos al veneno por liberadora sustancia. Donde hay manos cobardes, mentes apocadas, lenguas suecas, hipócritas miradas, hay translúcidas alas ¿Qué autoridad tiene mi dedo cuando señala? ¿Qué nos hace juzgar con juicio insensible y razón cerrada? ¿Qué mosca nos ha picado, qué religión nos ha atrapado, qué doctrina dejó la justicia quebrada? ¿Qué sal quemó retinas, arrugó corazones, sazonó estómagos y fabricó lenguas cuarteadas? Para tender una mano te proclamaron Ángel. Para ayudar a María, con infinito amor, con el más puro amor de entre la pureza más pura, en un pesebre de entumecidos músculos y asfixiados alientos, desplegaste tus alas. Para derrocar a una deidad déspota que crece en la angustia, para tumbar las leyes de la oscuridad, para driblar el retroceso de las cabezas censoras, extendiste mil plumas de esperanza y desbarataste, de María, la tragedia, con un sorbo de paz en su garganta. Sin dignidad no hay vida, aunque Dios lo diga y escupan sus corderos peligrosos balidos de ignorancia.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s