¡OJO!

Ojo por ojo, diente por diente.

Por un oculista amigo de un dentista.

Los ojos desprecian al culo. Lo desprecian, porque no saben mirar hacia atrás. Lo de atrás es agua pasada, pero es experiencia para no repetir errores. Los ojos rechazan al culo, porque dicen que es sucio. Es lo que otros ojos le han dicho. Lo que los ojos no saben, o no quieren saber, es que la mierda del culo es su misma mierda. Cuando ves la mierda de un culo ajeno, piensas que es del otro y no tuya, porque tus ojos no son capaces de ver tu mismo culo. Pura matemática. Los arrogantes ojos dicen ser linternas de luz y futuro ¿Cómo podrían conquistar esas marcas sin evacuar cada día? Lo que quiero decir es que cuando los ojos triunfan es porque el culo purga. Sin purga no hay triunfo. Culo y ojos son complementarios. Tú ves por mí y yo cago por ti. Disculpen el juego escatológico, pero es que la letra con mierda entra. Los otros ojos te dicen cosas que tú no puedes ver y tú haces lo propio con la mirada unidireccional de tus ojos. Tan sencillo. Opinan los ojos, pues, de lo que ven otros y omiten petulantemente las partes traseras de su mismo ser. Las palabras altisonantes y las expresiones cínicopunzantes son claros ejemplos de ignorancia supina: caraculo, vete a la mierda, a tomar por culo, ojos que no ven, agujero negro, abre los ojos, ojo con el perro, piensas con el culo, culo de mal asiento, culo inquieto, culo que veo, caca-culo-pedo-pis…

¿Qué se creen los ojos? ¿Despreciar lo que uno es? ¿Ignorar lo que uno es? ¿Censurar lo que uno es? ¡Qué ciegos! A veces, vemos mejor con el culo. Por el culo hay luz y en los ojos sal. En los ojos hay estupidez, celos, envidia. En el culo hay afán por limpiarse postrado, por desprenderse humildemente del lastre. Los ojos se piensan superiores, pero cuando hacemos el pino están abajo, cuando plantamos un pino, lloran. Altivos los ojos, ignoran. Creídos los ojos, desconocen que lucero y ano tienen el mismo nombre, porque mucho comparten. Ya sabes: ojo de plato con el que lees este texto y ojo del culo que aprisionas al asiento.

  • A los que despreciamos los méritos de otros y omitimos mencionar sus marcas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s