Barro en el bajo del pantalón

Barro en el bajo del pantalón, es lo primero que recuerdo. Debía ser, por tanto, en otoño. Hojas secas en el suelo y charcos que sorteábamos entre los módulos del Trueta, allá donde ahora se erigen los ‘Cúbics’ colomenses. Año noventa y siete. Algunos éramos unos pipiolos, pero ya teníamos andadura teatral. Por entonces, ya había varios años en que las artes escénicas se habían convertido en profesión. En el noventa y cuatro, Carro de Baco, salió a la mar, contra el viento del prejuicio y la marea del clasismo, ya se sabe lo que pasa cuando se es joven, plebeyo y desconocido. Así que, únicamente tres años después de colocar en el centro de nuestra vida a Tespis, el bajo del pantalón se nos embarró del lodo del porvenir. Allí estábamos frente a un bloc con fotografías y datos de los que debían ser nuestros pupilos durante cuatro semanas. La incertidumbre amputaba el aire del ambiente, sin embargo, no nos cortábamos ni con un cristal. Aceptamos y al poco nos vimos junto a diez personas con discapacidad intelectual formando la base, la génesis, el punto de partida del teatro inclusivo de la ciudad de Santa Coloma de Gramenet. Las marcas hay que reconocerlas, de otro modo pecaríamos de modestia o, si cabe, penaríamos de idiotas. No sabíamos cómo empezar. Era como caminar descalzos en una senda de erizos y los corazones nos pusieron mocasines en los pies. Lo imposible se alcanza. Lo imposible es una nube espesa que de lejos parece la piedra que nos amarga la esperanza y al acercarnos descubrimos lo etéreo de su naturaleza. A dos mil veintiuno, con el siglo cambiado, no hemos dejado de hacer teatro con este tipo de personas. Por principios, por ilusión, por necesidad. Aquella foto inicial nos empujó al vacío de la aventura y nos transportó al aquí y al ahora con muchas experiencias en la mochila y una sonrisa en los labios. Miras abajo, cada otoño, cuando llueve y los charcos te regalan barro y observas el pantalón embadurnado de tierra húmeda. Hace unos días, desde que nos dejó una de las fundadoras de este sueño fascinante, bajé de la pared la primera foto de la primera marca del primer acto de los primeros seres que hicieron posible el futuro que ya es presente. El Big Bang, la raíz, el germen.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s